Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y recopilar información estadística sobre tu navegación. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información consultando nuestra política de cookies. Aceptar

Los 5 pueblos con más encanto de la Costa Brava

Los 5 pueblos con más encanto de la Costa Brava

La Costa Brava es una zona costera de Cataluña que empieza en Blanes y termina en la frontera con Francia, en Portbou. Esta franja costera mediterránea tiene una extensión de 214 kilómetros y está ubicada en la provincia de Girona, en la parte norte de Cataluña.

“La Costa Brava es una franja de 214 kilómetros de costa mediterránea en la zona norte de Cataluña”

La zona está llena de magníficas playas y pequeñas calas únicas que hacen de este lugar un destino ideal para muchos turistas. Estamos seguros de que usted será capaz de disfrutar de unas experiencias únicas en la Costa Brava, un lugar ideal de visitar durante sus próximas vacaciones.

En la Costa Brava también podrá encontrar muchos pueblos con encanto que son protagonistas de la mágica atmósfera de esta zona única. Vamos a echar un vistazo a algunos de los pueblos con más encanto de la Costa Brava.

 

CADAQUÉS

En el Cap de Creus, podemos encontrar este hermoso pueblo de pescadores que ha inspirado a artistas como Salvador Dalí, a quien el municipio rinde homenaje con una estatua de bronce. El pueblo de Cadaqués fue visitado por muchos otros conocidos artistas  de la historia, como Duchamp, Picasso o Miró, entre otros.

Cadaqués parece una imagen perfectamente pintada, con un gran ambiente bohemio, casas blancas rodeadas de un paisaje espectacular, donde la arena, las montañas y el verde se funden en una maravillosa sincronicidad difícil de encontrar en otros lugares.

 

FIGUERES

Figueres es otra ciudad que no debe perderse cuando visite la Costa Brava. Es la capital de la comarca del Alt Empordà y, al igual que Cadaqués, debe gran parte de su popularidad a Salvador Dalí. Por ejemplo su museo se encuentra en esta ciudad. El museo es impresionante tanto el interior como el exterior. Su fachada está coronada por huevos gigantes que despiertan nuestra imaginación y las ganas de descubrir todo lo que hay en el interior de este lugar mágico.

 

SANT FELIU DE GUÍXOLS

Este es otro hermoso pueblo que encontramos en nuestro camino a través de la Costa Brava.  Sant Feliu de Guíxols todavía mantiene su tradición pesquera, pero el municipio ha crecido en los últimos años debido a su importante actividad turística y comercial.

Además de sus playas y calas, su mayor monumento es un majestuoso monasterio benedictino.El edificio, de estilo románico, es especialmente conocido por la famosa puerta, la Porta Ferrada, la parte más antigua del edificio, que data del siglo XX. Si le apetece ir de excursión a pie o en bicicleta, usted puede tomar un paseo a lo largo de la vía verde habilitado en el trazado del antiguo carrilet, un ferrocarril de vía estrecha y antigua que unía la ciudad costera con Girona.

 

L’ESCALA

Como en el resto de la Costa Brava, las playas de arena fina y dorada son las protagonistas de L’Escala. Este es uno de los pueblos que nos podemos encontrar en la zona de la Bahía de Roses,junto a Rosas, Sant Pere Pescador y Castelló d’Empúries. Una recomendación, usted debe visitar esta bahía ya que está considerada una de las bahías más bellas del mundo.

La bahía de Roses está considerada una de las bahías más bellas del mundo”

Además de preservar el encanto de los pueblos pesqueros de la costa mediterránea, l’Escala ofrece mucho más.  Por ejemplo, podemos encontrar el sitio arqueológico griego más importante de España, a sólo dos kilómetros de distancia; las ruinas de Empúries, que tienen más de 2000 años de antigüedad. Una bonita curiosidad es que este lugar fue el punto de llegada de la llama olímpica en Cataluña en el año 1992, después de un largo viaje en barco desde Grecia para la celebración de los Juegos Olímpicos de Barcelona.

 

PALAMÓS

Palamós es otro pueblo que vale la pena visitar en la Costa Brava, incluso si es sólo por disfrutar de sus famosas gambas rojas exquisitas, que han hecho este lugar famoso en todo el mundo. La riqueza biológica de la Costa Brava es probablemente la razón principal por la gran calidad de las gambas y langostinos, que han sido explotados en esta área desde los años treinta. Por otra parte, el pueblo también tiene el Museo de la Pesca, ideal para aquellos que quieran saber más sobre la tradición pesquera de la región.

Como puede ver, hay muchos lugares especiales y ciudades para visitar en Costa Brava ¿por dónde empezar?